Plantas Crucíferas Para la Prevención del Cáncer: El Batido Verde

¿Cómo podemos comer las plantas crucíferas?

Desde Vital Way, recomendamos consumir todo tipo de crucíferos añadiéndolos a las ensaladas, cocidos al vapor, y la mejor opción es hacer una batido verde a base de crucíferos y consumirlo preferente en ayunas para aprovechar la biodisponibilidad y la absorción de la mayor parte de los nutrientes.

Manera de preparar el batido verde:

Zumo de medio limón, un poco de Col rizada, dos Rábanos, un poco de Rúcula, un poco de Brócoli, una rodaja de jengibre, media cucharadita de café de Curcuma, Un tapon de Aloe vera, y a todo se le añade agua para que el batido sea líquido y fácil de tomar.

Para la gente que no tiene tiempo o disponibilidad para comer o preparar el batido diariamente, le recomendamos usar un suplemento a base de crucíferos de manera diaria. En nuestras tiendas se puede encontrar gran variedad de estos suplementos y pueden estar asesorados de forma gratuita por nuestros farmacéuticos naturopatas.

¿Qué son las plantas crucíferas?

Las plantas crucíferas son una especie del género Brassica. Estas plantas incluyen:

  • Rúgula o arúgula
  • Bok choy
  • Brócoli
  • Coles o repollitos de Bruselas
  • Col o repollo
  • Coliflor
  • Rábano picante (horseradish)
  • Col rizada (kale)
  • Rábanos
  • Nabo sueco o naba (rutabaga)
  • Nabos
  • Berro (watercress)
  • Wasabi

¿Por qué los investigadores de cáncer están estudiando las plantas crucíferas?

Las plantas crucíferas son ricas en nutrientes, entre ellos, varios carotenoides(betacaroteno, luteína, zeaxantina); vitaminas C, E y K; folato; y minerales. También son una buena fuente de fibra.

Además, las plantas crucíferas contienen un grupo de sustancias llamadas glucosinolatos, que son componentes químicos con azufre. Estas sustancias químicas son las responsables del aroma penetrante y el sabor amargo de las plantas crucíferas.

Durante la preparación de las comidas, al masticar y en la digestión, los glucosinolatos de las plantas crucíferas se descomponen para formar compuestos biológicos activos tales como indoles, nitrilos, tiocianatos e isotiocianatos. El indol-3-carbinol (un indole) y el sulforafano (un isotiocianato) se han estudiado muy frecuentemente por sus efectos anticancerosos.

Se ha descubierto que los indoles y los isotiocianatos inhiben la formación de cáncer en varios órganos de ratas y ratones, entre ellos, la vejiga, las mamas, el colon, el hígado, los pulmones y el estómago. En estudios con animales y en experimentos con células cultivadas en laboratorio se han identificado varias maneras posibles en las que estos compuestos podrían ayudar a prevenir el cáncer:

  • Ayudan a proteger las células de daños al ADN.
  • Ayudan a desactivar carcinógenos.
  • Tienen efectos antivíricos y antibacterianos.
  • Tienen efectos antiinflamatorios.
  • Inducen la muerte celular (apoptosis).
  • Inhiben la formación de vasos sanguíneos tumorales (angiogénesis) y la migración de las células tumorales (necesarias para que ocurra la metástasis).

Si quieres pedir su asesoramiento gratuito pide cita llamando al  871804435 o puedes realizar una consulta gratuita, en este enlace https://www.vitalway.es/consulta-gratuita/ y una vez nos enviéis la consulta nuestros especialistas la analizarán y te ofrecerán la mejor opción para tu caso en particular.